Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión

Batopilas

Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

         ◈ Su brillante pasado, producto de la plata que de sus minas se extraía, apenas se opaca por la belleza atemporal de la Barranca del Cobre y todo lo que le rodea: cañadas, ríos, árboles exóticos, sorprendentes flores, aves y mamíferos.

▁▁▁▁▁▁
Sin embargo, sus habitantes son sin duda su más grande tesoro, herederos de una singular y añeja cultura.

.

.

Contempla la inmensidad y diversidad natural desde el mirador de La Bufa. 

Explora el Río Batopilas, con innumerables parajes para acampar y bañarse. Llega a las cascadas de hasta cien metros en Piedra Redonda y Barranca de los Plátanos.

Practica senderismo en Cerro Colorado, antiguo pueblo minero, a 8 km de Batopilas.

Visita una de las más hermosas misiones jesuitas del país, la Misión Santo Ángel Custodio, conocida como La Catedral Perdida.

Visita las casonas antiguas en el centro, que datan del pasado esplendor de la plata que se vivió en Batopilas, como la Casa Barffuson, la Casa de la Raya o la casa de Manuel Gómez Morín.

Conoce, en compañía de un guía, las tradiciones en las aldeas rarámuri.

En Semana Santa, ya que las celebraciones religiosas son lideradas por los rarámuri y se revisten de sus colores y sus sonidos, llenas de sincretismo.

Barrancas del Cobre
y el Chepe

En tu camino hacia Batopilas no dejes de explorar las Barrancas del Cobre, maravilla natural que encierra bellos poblados, cascadas, vistas inigualables y la ancestral tradición de los rarámuri o tarahumaras. 

El recorrido –que puedes realizar por ferrocarril, mejor conocido como El Chepe– puede iniciar en el Pueblo Mágico de Creel. En este pintoresco poblado maderero recorre su arbolada Plaza de Armas, y conoce la Iglesia de Cristo Rey y el Museo de Paleontología.

Además, en sus alrededores, disfruta de la vista que se obtiene desde un mirador dispuesto en una colina hacia el emblemático Cristo Rey y el Lago de Arareco, donde podrás pasear en lancha.

▁▁▁▁▁▁
Lo que debes saber

Si continúas por este camino llegarás a Divisadero Barrancas que, como indica su nombre, es un lugar que ofrece increíbles panorámicas de esta maravilla natural, así como actividades ecoturísticas y excursiones.

Plaza Principal
y casona antiguas

Inicia el recorrido en el museo de la Presidencia Municipal para tener una idea general sobre la historia de Batopilas. 

Luego pasa por sus plazas hasta el Templo de la Virgen del Carmen, construido por los jesuitas en el siglo XVII. Tiene un campanario y un interior con varias pinturas de caballete. 

Observa las casonas de los siglos XVIII y XIX como la casa de Manuel Gómez Morín, la Casa de Raya o la Casa Cural. Aprovecha y date una vuelta por la Casa Barffuson, una de las más antiguas de Batopilas donde vivió el Marqués de Bustamante, el comisionado de la casa real de España.

Y la Hacienda San Miguel, gran construcción de finales del siglo pasado, donde vivió el estadounidense Alexander Robert Sheperd, el visionario que dio nuevos aires al ahora Pueblo Mágico.

Ríos, arroyos y cascadas

En el río Batopilas hay innumerables parajes para acampar y bañarse. El puente de La Bufa es especial, ya que se encuentra en uno de los puntos de mayor profundidad de la barranca. 

Ya en las cercanías de la Piedra Redonda se despliegan una serie de cascadas del arroyo de San Fernando que caen abruptamente a la Barranca de los Plátanos. El salto de agua más grande es de alrededor de 100 metros.

Otros atractivos:

Misión Santo Ángel Custodio
Vestigios de la Hacienda San Miguel

Admira el pueblo
desde sus miradores

El mejor mirador de la zona es el de La Bufa, localizado en las cercanías de la comunidad tarahumara de Quírare, ya para iniciar el descenso en vehículo de la Barranca de Batopilas. 

Desde él se tiene una visión de 1,300m de profundidad en la que se aprecia muy bien el río Batopilas y el mineral de La Bufa. 

Otros miradores interesantes en la región son el de la Piedra Redonda, desde donde se observa la Barranca de los Plátanos, arriba de la comunidad de Cerro Colorado.

Adquiere un violín
hecho por manos rarámuri

En Cuoyachique se encuentra el taller de Patrocinio López, quien desde los diez años volcó su pasión en la talla en madera y manufactura de violines. 

Los violines de Patrocinio no son ordinarios; ha salido en numerosas ocasiones para brindar conciertos y dar talleres a varias galerías y centros culturales de Estados Unidos. 

Es un orgulloso embajador cultural de su etnia y por 16 años ha ganado el premio a la excelencia que otorga el Fondo de Fomento Artesanal de Chihuahua.

Descubre Cerocahui y Urique

Cerocahui destaca por su Iglesia de San Francisco Xavier, de la época virreinal, y por brindar el entorno perfecto para admirar aves, cabalgar o dar extensas caminatas. 

Mientras tanto, en la ruta hacia Urique está el Mirador del Cerro del Gallego, que entrega una perspectiva completa del pueblo, el río y la barranca. Abajo está Urique, un pueblo pequeñito de clima tropical que alberga numerosas huertas de mangos, papayas y toronjas.

Otras actividades

Camina por el puente de La Bufa
Come muy norteño
Explora ríos y arroyos conectados a antiguas veredas

Semana Santa en Batopilas

Uno de los lugares más mágicos de México para celebrar Semana Santa es Batopilas, un pueblo ubicado en lo profundo de las Barrancas del Cobre. La celebración es particular debido a que los habitantes de la población son mayormente rarámuri y son ellos quienes lideran la celebración llena de sincretismo, color y música.

Conoce todos los atractivos,
actividades y recorridos.

También en esta edición
In this edition

Compartir